Huile Prodigieuse de Nuxe

Los aceites secos para el cuerpo me encantan, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad de probar un clásico, considerado toda una proeza entre sus fieles consumidoras, gracias a su versatilidad y a otras prestaciones que comentaremos; me refiero al célebre Huile Prodigieuse de Nuxe.

No obstante, lamento avanzar que, en mi caso, este producto no ha sido tan exitoso como lo pintan, pero para conocer sus aspectos positivos y no tan buenos, deberás leer mi review en la que te cuento mi experiencia de cabo a rabo.

Me lancé a testarlo por dos razones: la primera, porque siempre me había llamado la atención saber si eran ciertos los lucros que prometía este aceite, tras conocer que no solo sirve a modo corporal, sino también para el rostro y el cabello.

La segunda, porque mi farmacéutico me regaló unas cuantas muestras y no quise desaprovechar la oportunidad, puesto que mi economía no está para tirar cohetes.

Estamos hablando de uno de los cosméticos pioneros en comercializarse en farmacias y que lleva tras su espalda más de 20 años de trayectoria.

Antes de comenzar con mis impresiones, he de confesar que finalmente me limité a usarlo solo para el cuerpo, ya que mi cutis es un tanto delicado y no quería arriesgarme a que agravara su estado; y lo mismo me sucedió con el pelo.

Dicho esto, vayamos al grano y a descubrir el Huile Prodigieuse de Nuxe en todo su esplendor, a continuación.

Huile Prodigiuse de Nuxe a examen

Puede sonar raro, pero lo primero que me llamó la atención de este aceite seco es que promete solventar los problemas cotidianos, a raíz de sus propiedades calmantes y relajantes.

A la par, también otorga nutrición, hidratación y reparación, por ello, lo consideran una gran baza a la hora de regenerar tanto la dermis corporal y facial, como el pelo.

Algo que no me gustó tanto es que su fórmula, pues solo es natural en un 98% y como amante de los activos puros extraídos de la naturaleza, no podía pasar este dato por alto.

Eso sí, dice ser libre de siliconas, aceites minerales o cualquier elemento adverso que pudiera presentar un riesgo.

Pese a todo, se trata de una composición testada bajo control dermatológico que predice ser cuidadosa y apta para todo tipo de pieles.

 

¿Qué promete?

El Huile Prodigiuse de Nuxe es considerado un 3 en 1 porque ofrece utilidades para la epidermis y el cuero cabelludo.

Vale la pena indagar en esas bondades:

Beneficios para el cuerpo

huile-prodigieuse-nuxe-aceite/

  • Trata las estrías, desdibujándolas hasta en un 30%.
  • Nutre, hidrata y suaviza, inclusive las zonas más ásperas como los codos, las rodillas o los talones.
  • Concede luminosidad.
  • Mejora la apariencia de las manos y de las uñas, liquidando la resequedad.

 

En el ámbito facial

huile-prodigieuse-nuxe-aceite/

  • Evita el nacimiento de arrugas y líneas de expresión.
  • Protege de los radicales libres.
  • Hidrata, nutre y suaviza.
  • Otorga tersura, prometiendo una tez con aspecto jovial y sano.

 

Ventajas para el cabello

huile-prodigieuse-nuxe-aceite/

  • Brinda suavidad para que se aprecie saludable en la vista y en el tacto.
  • Regenera las cutículas.
  • Proporciona brillo.

 

Análisis de su INCI e ingredientes

La lista de compuestos de este producto de Nuxe no termina de convencerme, no solo porque no es cien por cien natural, sino porque es demasiado extensa.

Me explico, gracias a mis conocimientos en cosmética, prefiero siempre las formulaciones con pocos ingredientes, pero de calidad y en una concentración alta, para impedir el dañino efecto combinado de los cosméticos.

Aquí tienes el INCI completo para que puedas cerciorarte:

Isopropyl Isostearate*, Macadamia Ternifolia Seed Oil*, Coco-Caprylate/Caprate*,

Dicaprylyl Ether*, Prunus Amygdalus Dulcis (Sweet Almond) Oil*, Corylus Avellana Nut

Oil/Corylus Avellana (Hazel) Seed Oil*, Camellia Oleifera Seed Oil*, Parfum

(Fragrance), Tocopherol*, Borago Officinalis Seed Oil*, Olea Europaea (Olive) Fruit

Oil*, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil*, Rosmarinus Officinalis (Rosemary)

Leaf Extract*, Hypericum Perforatum Flower/Leaf/Stem Extract*, Solanum

Lycopersicum (Tomato) Fruit/Leaf/Stem Extract*, Caprylic/Capric Triglyceride, Benzyl

Salicylate, Butylphenyl Methylpropional, Citronellol, Geraniol, Hydroxycitronellal,

Limonene, Linalool.

Aunque no haya sido de mi agrado, reconozco que posee algunos principios activos muy notorios, como por ejemplo el tsubaki, el argán eco, la macadamia, la avellana, la semilla de borraja, las almendras dulces y las semillas de camelia.  

 

Otras características: Textura, aroma, envase y precio

A pesar de que aparentemente estamos ante un aceite seco, la sustancia tiene una textura muy densa y hay que trabajarla bastante para evitar que quede una capa grasienta sobre la piel.

Su aroma es una combinación de magnolia, flor de vainilla y azahar que tampoco termina de gustarme, puesto que es demasiado fuerte e intensa, además de perdurar.

Una de las pocas cosas de las que no me quejo es de su envase, un frasco de forma cuadrada transparente que desprende destellos dorados y que me parece atrayente, glamuroso y bello.

Sin embargo, el diseño no es perfecto, porque al no tratarse de un embalaje opaco, no preserva los activos de la luz, aumentando el riesgo de que se deterioren antes de tiempo.

Asimismo, posee un dispensador para facilitar las aplicaciones y no malgastar parte del producto, que ahí sí creo que han acertado de lleno.

Y con respecto a su precio, yo usé unos botecitos de propaganda, pero el fabricante comercializa 2 versiones distintas de este aceite tan versátil: una de 50 ml que se vende a unos 20 € y otra mayor de 100 ml que sale a poco más de 30 €, por lo que sale más a cuenta también.

 

¿Cómo y cuándo se aplica?

Antes de proceder a su modo de empleo, quiero aclarar algunos aspectos.

Por un lado, me gustaría no recomendar su uso a las personas con la piel muy grasa o mixta, en especial a modo facial, ya que podría empeorar el estado de una piel ya de por sí con más sebo de la cuenta, pudiendo producir brillos, puntos negros y acné, entre otras afecciones.

Los cutis delicados también deberían abstenerse de usarlo, ya que los ingredientes contraproducentes podrían provocar condiciones indeseadas desagradables.

Y las personas que no sufren de sequedad extrema en el cabello y no lo tengan muy castigado, tampoco aconsejo que lo utilicen, ya que engrasa mucho, dando como resultado una cabellera con apariencia grasienta y sucia.

Ahora sí, veamos cómo se aplica sobre la piel del cuerpo:

  • Lo primero, es tener la epidermis limpia y seca.
  • Después podemos aplicar el aceite mediante movimientos circulares ascendentes, hasta que se absorba en su totalidad (recuerda trabajarlo a consciencia y no aplicar demasiado producto, para no tener que ducharte después, debido a la sensación pegajosa que deja)

En la cara:

  • Con apenas algunas gotas, reparte el producto con las yemas de los dedos, por la nariz, la frente, la barbilla y el escote, siempre evitando el contorno de los ojos, hasta su completa absorción.

Y en el pelo:

  • En seco, puedes repartir algunas gotas por las puntas dañadas, dejar reposar durante un mínimo de 30 minutos para que el óleo selle esas puntas abiertas y finalizar enjuagando con abundante agua después.
  • Con el cabello húmedo, puedes usarlo a modo de mascarilla capilar, tras haberlo lavado y con la cabellera aún mojada, dejando que actúe durante al menos media hora, aclarándolo y volviendo a limpiar con champú para eliminar cualquier rastro aceitoso.

 

Huile Prodigieuse de Nuxe ¿Vale la pena?

huile-prodigieuse-nuxe-aceite/

Tal y como he citado en anteriores apartados, he usado este aceite a modo corporal exclusivamente para evitar problemas en mi rostro o cabello.

Después de un mes de prueba en el que he gastado más de 100 ml de aceite, este es mi veredicto:

Puntos positivos

  • Noto algo más suaves las partes más rugosas, es decir, los codos, rodillas y talones.
  • Su poder de hidratación es aceptable y deja una dermis hidratada.
  • Su envase es bonito y llamativo.

Puntos negativos

  • No he notado ningún efecto antiestrías, las mías siguen igual que antes.
  • Su fórmula no me atrae.
  • No tolero el olor que desprende, me crea rechazo.
  • Me parece caro, pues el bote de 100 ml lo comercializan a más de 30 € y yo he tenido que limitar mis aplicaciones de dos a una diaria para que me duraran los de prueba, que juntos suman más de 100 ml.

Mis conclusiones creo que son deducibles: puede tener muchos adeptos este producto, pero en mi caso no me ha gustado, creo que no es para mí y tampoco lo recomendaría para uso habitual, puesto que los resultados se asemejan mucho a los de un óleo normalito.

Y hasta aquí mi experiencia con este ítem de la firma Nuxe.

Espero que mi opinión del Huile Prodigiuse de Nuxe te sirva, con independencia de si deseas probar este aceite seco en cuestión o si estás buscando uno que se adapte a tus necesidades.