Eliminar celulitis de piernas

¿Buscando una forma de eliminar la celulitis de tus piernas? Estás en el lugar adecuado.

Debido a que los ratos de ocio de los que antes disponía para salir a comer fuera, irme de fiesta o pasar la tarde de compras se han reducido drásticamente, ahora estoy invirtiendo más tiempo que nunca en cuidarme.

Eso me ha permitido tener el rostro libre de acné, la melena sedosa y las uñas perfectas en todo momento.

Mi dermis en general también ha mejorado y se aprecia bien nutrida. Pero, a pesar de los esfuerzos que hago, la piel de naranja más rebelde no parece dispuesta a desaparecer.

A estas alturas una ya no sabe muy bien qué hacer para lograrlo.

No es que me molesten particularmente estas marcas, pues con los años afortunadamente he aprendido a aceptarme y quererme, pero la verdad es que ya me lo tomo como un reto personal.

Por eso, en los últimos meses he estado investigando un poco, y al fin he encontrado lo que realmente funciona.

Con la esperanza de resolver todas tus dudas por si acaso estás en mi misma situación, te voy a explicar cómo he conseguido erradicarla por completo.

La decisión final ya será tuya. Pero, antes de comenzar, es importante también que sepamos bien qué es la celulitis y cómo puedes combatirla de forma eficaz, para que así consigas librarte de ella de una vez por todas y para siempre.

Información básica sobre la celulitis

Aunque somos muchísimas las mujeres -porque, sí, nos afecta sobre todo a nosotras- que padecemos piel de naranja, no siempre tenemos claro en qué consiste, más allá de lo obvio.

Lo único que sabemos es que nos salen unas marcas en la dermis, como pequeños bultos de tacto rugoso que recuerdan a la cáscara de la naranja, y que son muy visibles y, encima, resultan algo antiestéticos.

Sin embargo, muchas veces no nos preguntamos a qué se debe realmente esta reacción.

Y eso es un error, ya que entender los mecanismos por los que se produce la piel de naranja es la herramienta más útil de la que disponemos para poder eliminarla.

Por tanto, en este punto vamos a ver los elementos clave que explican tanto el proceso de formación como los diferentes tipos con los que podemos encontrarnos.

¿Qué es en realidad la celulitis?

Por decirlo de forma simple, se trata de la acumulación de grasa en la parte interior de las capas de la piel.

Esto es lo que le da ese aspecto poco uniforme, rugoso, desigual y abultado.
Dichas formaciones de nódulos adiposos se producen cuando nuestro tejido conectivo se encuentra debilitado, por lo que tendremos que vigilar que la piel se encuentre bien hidratada y en perfecto estado si queremos eliminar la celulitis.

¿Es algo por lo que debería preocuparme?

Para nada, ya que la piel de naranja es una afección puramente estética.

Es decir, que su aparición no indica ningún problema cutáneo ni es señal de que vayamos a sufrir enfermedades o cualquier enfermedad grave.

Lo único que nos indican estos bultitos es que nuestras células podrían necesitar mayores cuidados de los que le estamos dando, ya que es posible que sufran de una deshidratación que hace que pierda elasticidad.

Es decir, que nuestro cuerpo nos pide algo más de mimo, pero nada más.

Como consecuencia de las presiones estéticas a las que estamos sometidas, tendemos a tomarnos muy a la tremenda su presencia, pero insisto en que no debes avergonzarte.

Se trata de un proceso natural y muy frecuente, así que tranquila.

Aunque, por supuesto, también es lógico que quieras hacer que desaparezca para lucir una dermis tersa, lisa y bonita.

¿Existen diferentes tipos de celulitis?

Por mucho que toda clase de celulitis tenga unos elementos en común, también podemos distinguir características propias que nos indica en qué punto se encuentra.

Es decir, que en base a lo reciente que sean estas marcas, podremos reconocer unos síntomas u otros.

Al comienzo siempre será más fácil de tratar, dado que se manifiesta a través de pequeños hoyuelos que solo son visibles al pellizcar la piel o en situaciones concretas, como cuando nos estamos poniendo unas medias.

Para reconocerla, también puedes usar tus manos, ya que las áreas afectadas son ligeramente más rugosas al tacto.

Esto aumentará en la segunda etapa, en la que las marcas también se aprecian simplemente cuando estamos de pie.

A continuación, al aspecto abultado se suma una flacidez que hace que nuestra dermis luzca caída y desigual.

Eso hace que la piel de naranja se note también cuando estamos tumbadas, pues es mucho más llamativa.

Para terminar, en la etapa final es cuando ha alcanzado su punto álgido, que es a su vez el más notable y visible en todo momento.

Como resultado, el área queda compacta, rígida y muy abultada.

¿Por qué motivos tiende a aparecer?

Ahora que ya sabemos qué es y cómo reconocerla en sus diferentes fases, podemos explicar cómo se produce, para que sepas qué factores debemos tener en cuanto a la hora de intentar eliminarla.

El mayor inconveniente es que no existe un único elemento que desencadene su formación, sino que se produce como resultado de un cúmulo de detalles, algunos de los cuales no podemos controlar.

Para empezar, porque la herencia genética juega un papel esencial, por lo que si en tu familia biológica hay bastantes casos, lo más posible es que a ti también te vaya a tocar. Lo siento, pero es así.

Además, las alteraciones hormonales que podamos padecer también influyen en su presencia.

Por eso la piel de naranja surge sobre todo en momentos clave como la adolescencia, el embarazo y la menopausia.

A su vez, las situaciones de estrés o la ansiedad pueden hacer que aparezcan.

También porque suelen estar relacionadas con otros de los motivos que estamos mencionando y, a veces, este agobio también nos lleva a adoptar hábitos de vida poco saludables.

Precisamente nuestra alimentación o el sedentarismo son otros elementos clave que es importante controlar y no perder de vista.

De la misma manera, la ropa que utilicemos, la postura en la que nos sentemos y otros detalles que os explicaré más adelante juegan un rol esencial, como ya veremos.

¿En qué partes del cuerpo suele aparecer?

Debido a que se trata de una formación de grasa, existen determinadas zonas del cuerpo que, como resultado de sus propias características, tienen mayor tendencia a padecerla.
Es lo que ocurre en los brazos, el abdomen (desde el estómago hasta los pechos), los glúteos y los muslos, ya que se trata de áreas en las que, por lo general, el organismo tiende a acumular sebo de manera natural.

Después, en base a si tu celulitis está más localizada en alguna de estas partes o de si se da de forma más o menos igual en toda tu piel, podremos hablar de que se trate de un problema general o más localizado.

En este caso, nos vamos a centrar en cómo podemos eliminar la celulitis de las piernas (muslos, rodillas y glúteos).

Los mejores consejos para eliminar la celulitis de las piernas

Vamos a ver los tres elementos imprescindibles sin los cuales no podrás acabar con la celulitis: crema anticelulítica, alimentación y ejercicio.

Cosmética especializada: las cremas anticelulíticas

cremas anticelulitis

En primer lugar quiero hablar del que considero el elemento indispensable para reducir drásticamente la piel de naranja.

Mientras que un ritmo de vida sano es fundamental para cuidar la dermis, las cremas especializadas te permitirán devolver a la piel a su estado óptimo en menos tiempo.

En mi experiencia, en tan solo unas pocas semanas consiguen reducir visiblemente el aspecto de la celulitis, mejorar la hidratación, aumentar la elasticidad y aportar una suavidad muy agradable.

El problema es que, una vez más, existen tantas alternativas diferentes en el mercado que resulta complicado saber por dónde comenzar o cuál va a ser más adecuado en tu caso.

No desesperes, porque si te fijas en una serie de elementos concretos, conseguirás triunfar.

Lo primero que debes analizar es su formulación. Apuesta siempre por aquellas creadas con ingredientes completamente naturales.

Y evita compuestos nocivos como los irritantes, los alcoholes, los parabenos o un exceso de conservantes (ya que dan lugar al efecto combinado).

En base a las propiedades de tu dermis, apuesta por una textura más ligera si tienes tendencia al sebo o densa si sufres de sequedad.

Respecto a los ingredientes clave para tratar la celulitis, son esenciales los principios activos que rompan los nódulos adiposos, como la cafeína.

Por eso, conviene que cuenten con reductores de grasa (la L-Carnitina) y activadores del metabolismo, ya que acelerarán este proceso.

Al mismo tiempo, compuestos drenantes, que mejoran la circulación o que sean reafirmantes son más que bienvenidos.

Así como un alto contenido en vitaminas antioxidantes, ya que estos elementos conseguirán potenciar y mejorar los resultados.

A la hora de extender la crema, simplemente ten en cuenta una vez más que tiene que hacerse siempre sobre la piel limpia y seca, preferiblemente después de la ducha.

Y no te olvides de masajear con movimientos circulares que reactivan el flujo sanguíneo y fomentan la total absorción.

Como es lógico, sus resultados solo se notarán en su máximo esplendor si eres perseverante y utilizas el tratamiento a diario.

Más concretamente, una vez por la mañana y otra por la noche, que suele ser lo habitual.

Si quieres todavía mejores efectos, acompaña esta rutina de cuidados del uso diario se una crema hidratante corporal y de una exfoliación semanal, para eliminar las pieles muertas y promover la renovación celular.

Eres lo que comes: por qué hay que cuidar la alimentación

alimentacion celulitis

Nos lo han repetido hasta la saciedad: una dieta equilibrada es vital para mantenernos en plena forma.

Pero, ¿sabías que también es la mejor manera de cuidar tu piel?

El cuerpo necesita una serie de nutrientes para estar en su punto óptimo, y eso incluye a la dermis.

Por ello, tenemos que intentar tener una alimentación variada y en la que predominen las comidas sanas.
En cuanto a la celulitis, dado que está relacionada con la formación de cúmulos de grasa, será importante evitar:

  • Los alimentos procesados
  • La comida rápida o los platos preparados
  • Y también sustancias nocivas como el alcohol (que contiene muchas calorías) o el tabaco.

En esta línea, el exceso de la sal y las bebidas gaseosas conviene que las reduzcas o incluso elimines de tu dieta, pues nos llevan a retener líquidos, lo que a su vez puede fomentar la creación de nódulos adiposos.

Respecto a los productos por lo que debes apostar, no pueden faltar las frutas y verduras.

En especial aquellas ricas en potasio (capaz de mejorar el flujo sanguíneo) o con altas cantidades de vitaminas E y C, pues sus efectos antioxidantes son muy beneficiosos.

A su vez, las legumbres nos ayudarán a transformar la grasa de nuestro organismo en músculo, de manera que no se acumule en forma de celulitis.

Por supuesto, nada de esto servirá de mucho si no mantienes una correcta hidratación.

Lleva una botella de agua siempre encima y sustituye los zumos o refrescos azucarados por infusiones.

Con una perfecta nutrición, evitarás que la piel se agriete o acabe rompiendo.

Evita el sedentarismo: los ejercicios que frenan la celulitis

ejercicio celulitis

También es de conocimiento popular que otras de las claves para una existencia sana es moverse un poquito todos los días.

Luchar contra el sedentarismo al que nos empuja un ritmo de vida que nos obliga a pasar muchas horas sentadas es clave.

La falta de tiempo se convierte en el principal inconveniente para ponernos a hacer deporte.

Este tiempo frío y gris tan de otoño, sumado al estado de pandemia e incertidumbre global, hacen todavía más difícil que nos animemos a dar el paso.

A mí me ocurría lo mismo, pero al final conseguí vencer las excusas y la pereza y, sin ninguna duda, te aseguro que merece la pena.

Con pocos recursos y desde tu propio hogar hay muchas cosas que puedes hacer para mantenerte activa.

Lo importante es que encuentres un deporte o tarea que te guste y lo practiques todas las semanas.

En mi caso ha sido la bici: en los días soleados doy una vuelta por la calle y en aquellos de lluvia o en los que estoy más ocupada, pedaleo en mi estática mientras veo alguna serie.

Pero en tu caso puede ser cualquier otra actividad: la natación, bailar, el yoga, el aeróbic o incluso un largo paseo.

Lo importante no es cómo te ejercites, sino que lo hagas.
Por supuesto, es recomendable que combines este tipo de ejercicios con otros más concretos que ayuden a tonificar y a trabajar zonas más concretas.

Es el caso de las sentadillas, las planchas, las flexiones o los burpees.

De la misma manera, con unas pesas baratas y de tamaño reducido (o incluso con una botella de agua de un litro) puedes hacer repeticiones con pesos, para ganar fuerza y trabajar el músculo.

Con que hagas alguna de estas actividades tres veces por semana (con media hora será suficiente) y el resto de días camines un poco y realices estiramientos, seguro que aprecias grandes cambios en poco tiempo.

Y, sobre todo, notarás cómo te encuentras mejor y repleta de energía.

En la línea de cuidar el cuerpo, mantenerlo activo y evitar que la circulación se estanque, huye de la ropa demasiado ceñida. Ésta nos constriñen e impiden que la sangre fluya.

No mantengas demasiado tiempo la misma postura (sobre todo al estar sentada) y emplea agua fría (o, como mucho, templada) cuando te duches.

Conclusión

Como conclusiones, podemos extraer que existen formas de evitar que la piel de naranja se asiente en nuestro cuerpo hasta el punto de que sea imposible de eliminar.

Tener una alimentación variada, realizar ejercicio todas las semanas y seguir una serie de sencillas recomendaciones son maneras eficaces de combatirla.

Encima, consigues en el proceso un cuerpo más sano, firme y tonificado.
Para lograr una dermis sedosa, unificada y libre de hoyuelos, no hay nada mejor que apostar por una crema especializada a base de ingredientes naturales.

Ésta será la que nos permita de una manera cómoda y sencilla hacer que estas marcas se difuminen hasta desaparecer.

Y ya sabes todos los secretos para eliminar la celulitis de las piernas. Solo te queda ponerlos en práctica y disfrutar de los resultados.