Cómo prevenir y tratar los codos secos

El ritual del cuidado corporal muchas veces no está completo, porque descuidamos áreas que requieren también atención, estoy hablando de los codos secos y agrietados, y de cómo prevenir y tratar esta condición tan habitual.

Unos codos que no están hidratados correctamente dan una apariencia poco higiénica, pueden llegar a oscurecerse y denotar una apariencia sucia, aunque nos consideremos las personas más limpias del mundo.

Y no solo eso, dejando de lado la parte estética, pueden escamarse, resecarse y producir picores que pueden llegar a ser insoportables por culpa de la sequedad.

De hecho, pueden llegar a provocar molestias mayores, puesto que, al resquebrajarse, pueden aparecer grietas y hasta heridas.

Para que ninguna de estas situaciones ocurra, lo más viable es adoptar enseguida unos buenos hábitos que nos ayuden a mantener la hidratación y la nutrición, y favorecer el aspecto de esa zona del cuerpo tan particular, en la que la dermis suele ser más propensa a deteriorarse.

Conoce todo sobre los codos secos en este post y descubre como prevenirlos y tratarlos, para lucirlos siempre perfectos en todos los sentidos, a continuación.

 

¿Por qué se dañan tanto los codos?

como-tratar-codos-secos

Son varios los motivos por los cuales la piel de los codos es proclive a debilitarse con más facilidad, en especial si partimos de la base de que están siempre en constante movimiento, haciendo que la epidermis se estire y contraiga un número de veces incontable al día.

Y como hemos mencionado, no solo se trata de un problema estético, puesto que la sequedad excesiva en los codos puede llegar a provocar que se desgarre la piel y aparezcan grietas, dolores, aspereza y prurito.

El roce con la ropa, el contacto con otras superficies, las temperaturas muy altas o bajas, los baños largos con agua caliente, determinados procesos hormonales, enfermedades cutáneas como por ejemplo la dermatitis y la psoriasis, así como la falta de hidratación y nutrición facilitan su deterioro.

No obstante, al tratarse de una región más gruesa, es complicado mantenerla siempre hidratada y nutrida para conservarla en óptimas condiciones.

Por ello, hay que echar mano primero de la prevención y segundo, de las soluciones para devolver la vitalidad y el aspecto sano a ese tejido dérmico lastimado.

 

Las mejores medidas preventivas

Sea cual sea el estado actual de tus codos, el arma principal para evitar que se aprecien secos, desvitalizados y envejecidos, son las pautas preventivas que vamos a presentarte.

Nunca se deben dejar de lado, con más ahínco si pretendemos que siempre luzcan saludables, bonitos y suaves, ni siquiera en caso de estar tratando la sequedad cutánea.

Por lo tanto, deberás tener presente, lo siguiente:

 

Cuidado con los productos de higiene personal y belleza

Muchas formulaciones pueden provocar sequedad y no en exclusividad en los codos, sino en cualquier zona del cuerpo.

Para que eso no suceda, opta siempre por productos de higiene y cosméticos cuidadosos, a poder ser elaborados mediante ingredientes naturales, para impedir que resequen todavía más la piel.

 

Vigila la temperatura y los niveles de humedad del ambiente

Los ambientes demasiado secos, agravan la sequedad y empeoran el estado de la dermis.

Instalar un humidificador en la habitación donde duermas y en las estancias del hogar donde sueles pasar más tiempo, será una gran baza para mantener el ambiente con unos niveles de humedad óptimos.

 

No abuses de los baños largos con agua caliente

como-tratar-codos-secos

Procura ducharte en vez de bañarte y a poder ser con agua atemperada o si lo soportas fría.

Los baños largos de agua caliente son relajantes y ayudan a calmar nuestro cuerpo en general, pero son adversos para la sequedad porque hace que el agua que contiene la dermis se evapore.

Asimismo, se aconseja que el baño o ducha no dure más de 10 minutos y una vez nos hayamos secado, hidratar la zona con una crema o aceite corporal con alto poder humectante.

 

Hidrátalos a diario

Mantener siempre los codos hidratados será la clave más valiosa para liquidar y evitar la sequedad, además de impedir otras complicaciones derivadas.

Si los hidratamos a diario, lograremos que se aprecien agradables, tanto en la vista como en el tacto.

 

Exfólialos semanalmente

La aspereza, el tono apagado y más oscuro que el resto del cuerpo, la rugosidad, etc., se puede suprimir y prevenir mediante las exfoliaciones.

De hecho, es la mejor manera para eliminar las impurezas, la suciedad y dejarlos preparados para recibir con más facilidad los activos hidratantes posteriores, que penetrarán con más eficacia hasta el núcleo de la dermis.

 

Los métodos más factibles para tratar los codos secos

como-tratar-codos-secos

Como has podido comprobar, la prevención no tiene secretos, como tampoco lo tienen las praxis para deshacernos de la sequedad.

Estos procedimientos serán unos grandes aliados a la hora de ayudarte a decirles adiós a los codos secos:

 

Mantenlos siempre hidratados

No solo como medida preventiva, la hidratación es el antídoto para liquidar la resequedad.

Puedes emplear cremas hidratantes y aceites corporales nutritivos como el de coco, el de rosa mosqueta o el de almendras dulces, entre otros.

El mercado está repleto de aceites y pomadas que pueden cubrir las necesidades de nuestra piel y siempre es recomendable apostar por las composiciones naturales.

No obstante, siempre puedes llevar a cabo tu propio aceite, mediante nuestra receta efectiva que puedes preparar en la comodidad de tu hogar, con apenas utensilios e ingredientes.

En el caso de los aceites corporales, lo ideal es aprovechar que la piel está todavía húmeda, tras salir de la ducha y aplicarlos para que selle la humedad.

Y en el de las cremas, se pueden aplicar siempre que notemos tirantez, aunque lo más aconsejado es de una a dos veces al día.

Cualquiera de las dos opciones sirve, pero lo más factible es complementar ambos cosméticos, así que ¡hazlo! No los descuides más.

 

Exfólialos al menos una vez a la semana

La acumulación de las impurezas, es decir, de las células muertas en la epidermis, es la causante de que adopten un tono más oscuro y la exfoliación juega un gran papel, unificando el tono y aclarando la zona.

Sin embargo, los beneficios de la exfoliación van más allá, porque destaponan los poros obstruidos y liquidan cualquier residuo que se haya adherido a la dermis, como la polución.

Asimismo, la dejan lista para recibir los aceites corporales y las cremas que aplicaremos a posteriori, haciendo que sus efectos aumenten, al penetrar en lo más hondo del tejido dérmico.

Por lo tanto, exfoliarlos, al menos una ver por semana, será lo más viable para mejorar su aspecto notoriamente.

Puedes hacerlo con la ayuda de un guante o esponja exfoliante, en especial si tu piel es sensible.

Si necesitas algo más poderoso para darle carpetazo a la rugosidad excesiva, también puedes emplear la piedra pómez.

El mercado está lleno de productos exfoliantes que podrían irte de maravilla, pero si lo prefieres, aquí te dejamos nuestra receta natural casera:

 

  • Exfoliante natural casero. Antes de nada, deberás tener en cuenta que nunca deberás realizar este procedimiento durante el día, ya que la exposición solar, podría manchar tu piel.

Lo más recomendable es hacerlo después del baño nocturno.

Sólo tienes que mezclar 1gr de bicarbonato de sodio con un poco de agua tibia y unas gotitas de jugo de limón natural recién exprimido.

Luego puedes frotar los codos con el exfoliante unos minutos, con suavidad para no dañar la dermis.

Lávate bien al terminar, para cerciorarte de que no quedan restos y ya puedes aplicar un aceite o crema para terminar el ritual de cuidados y mimos.

 

Algunos remedios caseros efectivos

como-tratar-codos-secos

En conjunto con los tratamientos para tratar y prevenir los codos secos, estas praxis se pueden llevar a cabo sin problemas, como un refuerzo natural que incentivará los buenos resultados de los demás métodos aquí citados.

La ventaja principal es que son procesos súper sencillos que se elaboran en un momento, en la comodidad de tu casa, con ingredientes naturales al alcance de todos y sin complicaciones.

Y apenas basta con llevarlos a término de 2 a 3 veces por semana para notar los efectos:

  • Miel. Impregna unos algodones con miel natural y déjalos sobre ellos unos 10 o 15 minutos como máximo, retira y aclara. Verás que pronto recuperas la hidratación, gracias a los nutrientes de este néctar de la naturaleza.
  • Avena y yogur. Este remedio es ideal para blanquear y devolver la tersura a la dermis. Consta de mezclar avena y yogur natural y frotar la zona, luego deja el mejunje unos 5 minutos para que actúe y ya puedes retirar con abundante agua.
  • El aguacate.  El aguacate es muy popular por ser rico en antioxidantes y gloriosa vitamina E. Para llevar a cabo este ungüento, solo tienes que partir uno por la mitad y con la ayuda de una cuchara o mortero, triturar ambas partes. Después, aplicar sobre esas regiones, dejando actuar unos 15 minutos y enjuagar pasado el tiempo.
  • Limón. Tan fácil como aprovechar las propiedades de este cítrico tan célebre por ganarle la batalla a la sequedad, cortando un limón por la mitad y frotando los codos con ellas, luego sólo hay que lavarlos y listo.

Toda la información recopilada en este artículo te va a ir de perlas, aunque si tu problema se debe a una enfermedad epidérmica, como la psoriasis, la dermatitis u otras de la misma índole, lo más recomendable es acudir a un médico especialista o dermatólogo.

Dicho esto, esperamos que nuestros consejos te sirvan para tratar y prevenir los codos secos, y puedas lucirlos siempre bellos, tersos y por encima de todo, deslumbrantes.