Celulitis edematosa: que es y cómo combatirla

La celulitis edematosa es un engorro en toda regla, ya que se trata de una acumulación de grasa importante, aunque por suerte, no hay que alarmarse porque existen ciertos tratamientos para disminuirla e incluso eliminarla.

Puede convertirse en una gran preocupación para quien la sufra, en especial porque a veces tiende a deformar las partes donde aparece, es decir, las extremidades inferiores, en la región que abarca las caderas, muslos, glúteos y abdomen.

Por lo general, esta deformidad se da por una mala circulación sanguínea y del sistema linfático, que se asocia normalmente al sedentarismo y en menor medida, a unos malos hábitos alimenticios.

No obstante, para no llegar a tales extremos, se puede prevenir adoptando una rutina de ejercicio físico regular que mejore el riego sanguíneo; evitando el consumo de sodio y carbohidratos que crean retención de líquidos y sustituyéndolos por una dieta saludable repleta de frutas y verduras; además de realizar prácticas que nos aporten tranquilidad como el yoga, ya que el estrés es uno de los culpables de que el sistema linfático se deteriore.

Una vez ha hecho acto de presencia, la prevención sigue siendo una clave importante en la lucha contra la celulitis edematosa, pero se necesitarán otros refuerzos si queremos darle carpetazo de verdad.

Descubre en este artículo las mejores medidas para reducirla, aparte de toda la información necesaria para conseguirlo, como los síntomas para poder detectarla y la explicación concreta sobre lo que es exactamente, a continuación.

 

¿Qué es la celulitis edematosa?

 

celulitis-edematosa-tratamiento

La celulitis edematosa, también llamada circulatoria o blanda, se presenta más frecuentemente en personas que llevan una vida sedentaria y que no habitúan a realizar actividades físicas.

Sus características principales son la piel blanda, flácida y gelatinosa, que cede con una mínima presión, pese a no ser perceptible a simple vista en muchas ocasiones.

Sin embargo, puede acarrear complicaciones mayores a los síntomas más comunes (que conoceremos en el siguiente apartado) pues en los casos más graves puede llegar a causar trastornos del sueño como el insomnio, alteraciones del sistema nervioso provocando estados de nervios alterados, incluso mareos.

En temas físicos por culpa de la mala circulación, también puede ser la culpable de que se originen varices, edemas y arañones, entre otros problemas similares.

 

Principales síntomas

celulitis-edematosa-tratamiento

La detección de esta afección es bastante sencilla, ya que se puede notar con el tacto, palpando las áreas problemáticas para determinar si se trata de una superficie dérmica irregular, con protuberancias y hendiduras, además del típico aspecto de “piel de naranja” o de la sensación de tener la dermis acolchada.

Ya sabemos que, si no se trata, esta dolencia puede causar un cuadro sintomático psíquico que cree desagradables efectos en nuestro cuerpo, tal y como hemos mencionado más arriba, como ansiedad, estrés y trastornos afectivos entre otros.

Ahora toca dar paso a los síntomas físicos más comunes, que son los siguientes:

  • Retención de líquidos inusual.
  • Mal funcionamiento del sistema circulatorio y linfático.
  • Hinchazón.
  • Pérdida de sensibilidad en las áreas afectadas.
  • Dolor en las extremidades inferiores.
  • Cansancio general del sistema muscular.
  • Incremento del grosor del tejido celular epidérmico.
  • Estrías debido a la rotura de las fibras elásticas a causa de su fragilidad.

Como has podido comprobar, la celulitis edematosa es el inicio de otros males mayores, por lo que hay que tomar consciencia y buscar una solución, especialmente si crees que en tu caso está muy avanzada.

 

¿Cómo prevenirla?

 

celulitis-edematosa-tratamiento

Cuando la celulitis es mínima, podemos impedir que se agrave si seguimos unas pautas que no tienen complicación alguna y que se centran en adoptar ciertos hábitos alimenticios, aparte del deporte.

Por un lado, tenemos la alimentación, que es fundamental para combatir esta dolencia, por lo que la mejor baza será realizar 5 comidas diarias, tal y como predicen los expertos, entre las que diferenciamos 3 principales y 2 más pequeñas (merienda y desayuno) que incluyan frutas, jugos y zumos naturales.

Asimismo, es esencial beber las cantidades de agua recomendadas que rondan los 2 litros diarios, repartidos durante todo el día.

Y los platos no deben de ser demasiado pesados, pero tampoco hay que pasar hambre, bastará con incrementar el consumo de legumbres, verduras, frutas, arroz, maíz y pan integral, además de reducir de nuestra dieta las grasas animales y a poder ser, desterrar por completo los dulces, los chocolates, las comidas demasiado saladas y las condimentadas.

Es primordial combinar una alimentación equilibrada con unas rutinas de ejercicio semanales, que a la par, serán lo más factible para eliminar naturalmente las toxinas del organismo, favorecer el sistema linfático y circulatorio, aparte de una gran ayuda para disminuir el estrés.

Nuestro cometido será tonificar y reforzar los músculos de las piernas, así como del cuerpo en general y para ello, deberemos ser constantes.

No hay que apuntarse a un gimnasio y pasarse el día dándolo todo, es decir, con apenas ejercitar esas partes rebeldes al menos 45 minutos diarios, enfocando los entrenamientos en la tonificación muscular de esas áreas dónde se concentre una mayor cantidad de grasa, es suficiente.

Los ejercicios más apropiados son los aeróbicos, la gimnasia, las clases de baile o de steps, la natación y el ciclismo, entre otros, la cuestión es realizar actividades físicas ligeras al menos de 4 a 5 días a la semana.

 

Tratamientos para combatir la celulitis edematosa

celulitis-edematosa-tratamiento

A parte de los métodos preventivos que hemos citado, que no hay que dejarlos de lado en ninguna circunstancia, las cremas anticelulitis pueden ser de mucha ayuda, pues activarán la circulación y favorecerán la quema de esa grasa sobrante que se adhiere debajo del tejido epidérmico de esas partes corporales.

Una de las que siempre recomendamos porque nos encanta y por sus resultados tan efectivos es la de Akento, que además aparece en muchos rankings de las mejores cremas contra la celulitis en primer lugar y tiene muy buenas opiniones de sus consumidoras.

Dicho esto, cabe decir que el tratamiento para erradicar la celulitis edematosa, debe ser una combinación de las medidas preventivas con un buen producto de cosmética anticelulitis, como el que te hemos aconsejado.

Pero si aún así no se consigue la finalidad, se puede optar por otras praxis que se llevan a cabo bajo la supervisión de un especialista médico, ya sea un dermatólogo o cirujano plástico en una clínica de estética especializada.

Estas metodologías tienen un precio bastante elevado y se necesitarán varias sesiones para solventar el problema o casi solventarlo, y aunque no todos los bolsillos pueden permitírselo, ofrece muy buenos resultados, cuando no hay otro remedio que pueda ganarle la batalla a la piel de naranja.

Hay que remarcar que no hay un tratamiento específico para este problema, sino una diversidad de prácticas que dependerán de cada caso en particular.

El médico- estético determinará cuales son los más adecuados según cada situación, además de guiar al paciente en todo momento, en muchos casos incluso ideando una dieta exclusiva a seguir.

Los tratamientos que más se emplean son:

  • Drenaje linfático.
  • Presoterapia.
  • Radiofrecuencia.
  • Mesoterapia.
  • Electroterapia.
  • Termoterapia.
  • Ultrasonidos.
  • Infiltraciones homeopáticas.
  • Cavitación.

Asimismo, y además de estos métodos, los masajes son particularmente beneficiosos para que el riego sanguíneo fluya óptimamente de nuevo e impida la acumulación de líquidos.

Los hay de muchos tipos, pero los más conocidos son el linfático, el moldeador, el reductivo, la reflexología y el shiatsu, que mediante movimientos firme sobre la epidermis son grandes aliados a la hora de que la grasa focalizada de disuelva y se metabolice.

 

Antes de someterte a ningún tratamiento estético, es importante que consultes con tu médico de confianza.

Y recuerda que hagas lo que hagas, nunca debes olvidar llevar una alimentación balanceada, una rutina regular de ejercicio físico y la aplicación diaria de una buena crema anticelulitis.

 

Ahora que ya conoces toda la información relativa a este problema ¿Vas a probar alguno de los tratamientos citados para eliminar la celulitis edematosa o prefieres apostar primero por las efectivas medidas preventivas?