Beneficios de exfoliar tu piel

exfoliar espalda

La exfoliación regular proporciona muchos beneficios para la piel.

Y precisamente hoy voy a explicar cuáles son todos esos beneficios que tú también puedes experimentar desde ya.

Las rutinas de cuidado de la piel tienen muchos pasos diferentes, todos los cuales contribuyen a tener una piel sana y suave si se aplican correctamente.

Algunos pasos, como la limpieza, tienen que ser implementados diariamente, mientras que otros los practicamos de vez en cuando como una ayuda extra.

La exfoliación es uno de esos pasos.

Si todavía no has implementado este importante paso en tu régimen, y te gustaría saber más sobre el proceso de exfoliación, sigue leyendo.

¿Qué es la exfoliación?

Básicamente, la exfoliación es el proceso de desprender las células muertas de la superficie de la piel por medio de herramientas, ácidos o cualquier otra sustancia que haga el trabajo.

La idea es ayudar a revelar la piel nueva y brillante de debajo eliminando la capa superior opaca.

Una de esas herramientas es la esponja exfoliante. Aquí te contamos todo sobre ella.

Diferentes tipos de exfoliación

Ahora que conoces la ciencia que hay detrás de este procedimiento, estás preparado para profundizar en los diferentes tipos de técnicas disponibles hoy en día.

Conocer todas las opciones te ayudará a decidir qué método funciona mejor para ti y tu dermis.

En general, hay tres tipos diferentes de exfoliación: física, química y enzimática.

Probablemente tengas una idea de qué tipo de exfoliantes precisa cada uno, pero voy a hacer un breve resumen de todos ellos y todas las formas en que difieren entre sí.

Física

La exfoliación física o manual se realiza por medio de pequeños gránulos que son arrastrados por la superficie de la piel para desprender esas células muertas.

Los gránulos pueden ser cualquier cosa, desde azúcar o sal, hasta semillas de frutas, pasando por perlas de silicona creadas en el laboratorio.

Pero no todos los tipos de piel son compatibles con la exfoliación física.

Las personas con una tez sensible o reactiva pueden sufrir de irritación y enrojecimiento con esta técnica, sobre todo con algunos ingredientes.

Si tienes la piel sensible y tienes dudas, lo mejor es que hagas una prueba en una pequeña zona de la cara o del cuerpo para ver si se produce una reacción adversa.

Solo tienes que exfoliar una pequeña zona de piel y esperar 24 horas para ver si aparece algún efecto secundario negativo.

En caso contrario, puedes utilizar el exfoliante físico sin problema.

Aquí tienes una forma de hacer un exfoliante corporal casero con ingredientes que tienes en casa.

Química

Incluyen diferentes tipos de ácidos como los alfa-hidroxiácidos (AHA), los beta-hidroxiácidos (BHA) o los poli-hidroxiácidos (PHA).

Estos ácidos funcionan porque aflojan las uniones que adhieren las células muertas de la piel.

De todos los ácidos mencionados, los AHA son los más suaves para la piel, siendo los más utilizados tanto en casa como en cabina.

Funcionan con todos los tipos de piel, lo que los hace muy versátiles y fáciles de incluir en la rutina de cuidado de cualquier persona.

Enzimática

¿Tienes la piel súper sensible? La exfoliación enzimática podría ser tu salvación.

Este método incluye ingredientes naturales como enzimas de frutas que funcionan de forma similar a los ácidos, pero de forma más suave.

Entonces, ¿cómo puedes incorporar estos métodos en tu rutina semanal?

Bueno, para empezar tienes que decidir si quieres realizar la exfoliación en casa, o en la consulta de un profesional.

El tratamiento en cabina suele ser más potente, pues están preparados para administrar técnicas y ácidos más concentrados.

Aunque también puedes combinarlo yendo a tu centro de belleza de confianza un par de veces al año mientras utilizas un exfoliante semanalmente en casa.

En cualquier caso, lo importante es que seas regular y constante. Que no lo dejes al cabo del tiempo.

Beneficios de exfoliar la piel regularmente

beneficios exfoliacion

La mejor forma de empezar a adoptar cualquier nuevo hábito es conocer todos los beneficios que podemos obtener.

Así que, sin más dilación, estos son los principales beneficios que puedes conseguir si empiezas a exfoliar tu piel desde ya.

Previene el acné

Empezamos con uno de los problemas de piel más comunes del planeta, el acné.

No voy a entrar en todas las causas que pueden desarrollar acné, pues son varias, pero sí diré que no es un problema de solución fácil.

En este punto, seguramente te estarás preguntando cómo exactamente puede ayudar la exfoliación regular al problema del acné.

Bueno, es simple, la exfoliación ayuda a destapar y limpiar los poros, lo que, a su vez, minimiza la aparición del acné.

Si tienes acné y piel grasa con tendencia al acné, es crucial empezar a incorporar algún tipo de exfoliante en tu rutina.

Pero ten cuidado, y evita los exfoliantes físicos agresivos en la piel reactiva con un floreciente brote. Esto solo empeorará las cosas.

En su lugar, opta por los ácidos suaves que sequen los granos desde dentro, y eviten las cicatrices sin agredir el resto de piel.

Unifica el tono

El acné propicia las manchas, las cicatrices y el tono desigual de la piel.

Pero la hiperpigmentación también es producida por otras causas, como el embarazo y la edad.

Manchas oscuras, textura desigual, melasma ¿te suena?

Pues bien, cuando exfolias lo que haces es eliminar parte de esas células pigmentadas, dejando visibles las células nuevas de debajo.

No sólo mejorará la textura de tu piel, sino que la pigmentación disminuye y se iguala el tono.

Si quieres una piel más suave y más humectada, y sufres cualquiera de los síntomas que he mencionado, asegúrate de añadir la exfoliación a tu lista de tareas semanales.

Saca lo mejor de tu rutina de cuidado de la piel

¿Y si te dijera que la exfoliación regular amplifica los beneficios de todos los otros productos que estás usando?

Sí, hacerlo regularmente ayuda a penetrar más profundamente los productos que te pones después, y así hacerlos más eficaces.

Cuando tienes una capa de células cutáneas muertas o dañadas encima, tus productos no llegan tan fácilmente a las capas más profundas de la piel.

Al exfoliar, estás ayudando a que los hidratantes, serums y tratamientos alcancen su máximo potencial.

Al incluir esta sencilla práctica, no desperdiciarás tu dinero y aprovecharás al máximo los productos para el cuidado de la piel que estás utilizando actualmente.

Estimula la síntesis de colágeno

El colágeno es una de las proteínas más útiles para el organismo en general y la piel en particular.

Tiene muchas funciones diferentes, una de las cuales es preservar una piel saludable y de aspecto joven.

Además, también tiene un papel en el reemplazo de las células muertas de la piel.

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos producen cada vez menos colágeno.

En este punto, las arrugas comienzan a formarse y también perdemos la elasticidad y la firmeza en nuestros rostros.

Pero, ¡no desesperes! ¡Puede que haya algo que puedas hacer al respecto!

Aparte de tomar suplementos orales o introducir rellenos cosméticos en su rutina, la exfoliación regular puede estimular la síntesis de colágeno.

Tu piel quedará rellena, joven y fresca. Si tienes alguna línea fina y arrugas, ¡notarás una mejora significativa en cuestión de semanas!

Lo mejor es prevenir la formación de arrugas antes de que aparezcan, así que no pierdas más tiempo y empieza a exfoliar.

Ayuda a que el maquillaje luzca impecable

maquillaje impecable

Al revelar las capas de células con una textura significativamente mejor, la piel queda con un acabado liso y un aspecto relleno.

Así que no es sorprendente que con esta base el maquillaje que usas también se vea impecable.

Tu maquillaje comenzará inmediatamente a asentarse mejor en la piel y tendrá un acabado suave y perfecto.

Esto también se puede aplicar al cuerpo, tanto en la aplicación de maquillaje corporal, como de un autobronceador.

Una buena exfoliación previa te ayudará a conseguir un bronceado más uniforme y duradero ¡y sin rayas!

Aporta un brillo saludable

Como ya he mencionado, la renovación celular se acelera usando cualquier tipo de exfoliante de forma regular.

La renovación celular es un proceso natural que el cuerpo hace regularmente, pero al exfoliarlo, lo estarás acelerando, ayudando a tu piel a alcanzar su máximo potencial.

Lo que esto significa para tu piel es que comenzará a verse más brillante y radiante que antes.

Las células más sanas y nuevas reemplazarán a las viejas, lo que resultará en una complexión impecable.

Dile adiós al iluminador, porque tendrás ese brillo natural que todo el mundo se esfuerza por conseguir.

¿Con qué frecuencia hay que exfoliar?

Generalmente se recomienda hacerlo una o dos veces por semana.

Todo dependerá de tu tipo de piel, y del tipo que utilices.

Si eres de piel seca o sensible, no te excedas de una vez a la semana, o cada 10 días.

Si por el contrario tu tez es mixta, grasa o normal, puedes hacerlo hasta un par de veces.

Está claro, la exfoliación trae un montón de beneficios para nuestra piel, si lo hacemos bien. El resultado será la tez con la que siempre soñaste.