Aceite de Rosa Mosqueta para las estrías: mi opinión

Antaño se usaban todo tipo de plantas y extractos extraídos directamente de la naturaleza para resolver dolencias, muchas de ellas relacionadas con la piel, que siguen llevándose la palma gracias a sus exitosos poderes, como por ejemplo el aceite de rosa mosqueta y su célebre acción contra las estrías.

No hay que ir muy lejos, pues la cosmética natural posee un sinfín de cremas antiestrías que se componen de activos muy similares, entre los que suele encontrarse muy frecuentemente la famosa rosa mosqueta y otros ingredientes naturales con propiedades muy bondadosas.

De hecho, este denominado remedio casero, no sólo es conocido por su excelente acción contra esos caminitos desagradables que se abren paso en ciertas partes corporales, sino que además trata heridas, al ayudar en el proceso de cicatrización, aparte de solventar otras afecciones cutáneas que más adelanta descubriremos.

Y es que el cometido de este artículo es realizar un análisis exhaustivo del extracto de esta planta tan popular, para determinar si realmente es efectivo tratando las antiestéticas estrías.

¿Será verdad que el aceite de rosa mosqueta es un producto mágico?

Si te interesa, no dejes de leer y sal de dudas, descubriendo la realidad tal y como es, a continuación.

 

¿Qué es la rosa mosqueta?

aceite-rosa-mosqueta-estrías

Antes de nada, vale la pena conocer de dónde se extrae el aceite, que como podrás deducir, proviene de la planta en sí, la denominada rosa mosqueta que pertenece a la familia de las rosáceas.

Sus orígenes se remontan a la antigua Europa, pese a que su verdadero auge fue más importante en algunos países de América Latina, los cuales la siguen utilizando desde hace muchos siglos a modo de tratamiento epidérmico para muchas condiciones.

Sus virtudes no son pocas y, de hecho, se le atribuyen efectos hidratantes, antioxidantes y regeneradores, que son posibles a raíz de su preciada composición, a base de ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6, antioxidantes naturales como por ejemplo el retinol y vitaminas A, C y E.

Actualmente, tras realizar numerosas investigaciones certificadas, es bien sabido que la rosa mosqueta sí cuenta con las supuestas propiedades que se le atribuyen y todo está registrado bajo base científica.

 

Principales beneficios del aceite de rosa mosqueta

aceite-rosa-mosqueta-estrías

La mejor forma de aprovechar la multitud de bondades que brinda la rosa mosqueta es mediante su aceite, que se extrae de sus semillas mediante presión en frío y concentra todas las propiedades en todo su esplendor.

Las más destacadas son las siguientes:

  • Desdibuja las cicatrices y da un empujón en el proceso de cicatrización del tejido dérmico, por ello, difumina el aspecto de las estrías.
  • Regenera las células epidérmicas, por lo que también sirve a modo de método preventivo antiestrías.
  • Aclara las manchas solares, unificando el tono y siendo un gran aliado contra el acné.
  • Fomenta la generación del colágeno y la elastina.
  • Favorece la circulación sanguínea y el sistema linfático.
  • Mejora la firmeza y la elasticidad de la dermis, mediante su acción extra nutritiva e hidratante.
  • Otorga brillo, suavidad y luminosidad.
  • Gracias a sus antioxidantes de alto valor, retrasa el nacimiento de las arrugas y las líneas de expresión, convirtiéndose en un notorio útil antienvejecimiento.
  • Asimismo, concede efectos antiinflamatorios, a raíz de los ácidos grasos esenciales.

 

¿Es mejor el aceite que las cremas específicas?

aceite-rosa-mosqueta-estrías

Aunque el formato más habitual de encontrar el extracto de esta planta tan venerada es como ingrediente de las cremas antiestrías, también se puede emplear a modo de aceite.

Esta última opción, se trata de la forma más pura, sin embargo, para que el aceite consiga el suficiente poder para brindar resultados positivos, deberá ser totalmente puro.

La pega está en que la mayoría de los aceites de rosa mosqueta que se comercializan bajo la etiqueta de cien por cien natural, no lo son, y si realmente lo son, el precio es muy elevado y la cantidad mínima, por lo que no cundirá casi nada.

Tampoco es viable un proceso casero para llevarlo a cabo en casa y abaratar costes, ya que es necesario el prensado en frío que cuenta con herramientas concretas para poder generar el producto.

Así que, a mi parecer, lo más factible es adquirir un buen cosmético contra las estrías, rico en aceite de rosa mosqueta, que asimismo nos garantiza que ha pasado por controles dermatológicos que nos aseguran que no hay peligro alguno para la piel.

Además, vale la pena conocer, que se mezcla el óleo con otros principios activos muy poderosos que, en conjunto, dan como resultado una fórmula antiestrías eficaz que concede efectos en un menor periodo de tiempo.

Por lo que mi dictamen está claro: Una crema específica con efectos antiestrías que contenga activos de calidad y no cueste un ojo de la cara, es lo más acertado.

Si no tienes conocimientos en este mundo, te voy a aconsejar mi crema preferida, que se ha convertido en un producto indispensable dentro de mi arsenal de cosméticos.

Se trata de la crema antiestrías de Akento, que figura en el primer puesto en muchos rankings de pomadas del mercado de la misma índole y en realidad, no me extraña, porque doy fe de que funciona y no sólo previene, sino que aminora las marcas ya instaladas, incluso después del embarazo.

Y te voy a contar más detalles al respecto, pues este producto está elaborado cien por cien con ingredientes naturales, no contiene irritantes, ni elementos dañinos, aparte de apenas conservantes. ¡Es una apuesta segura!

He de confesar que aún sigo con ella, puesto que en pocos meses me ha ofrecido unos buenísimos resultados que nunca había experimentado y al tener un precio apto para todos los bolsillos, puedo permitírmelo, me tiene enamorada.

 

Modo de empleo correcto

aceite-rosa-mosqueta-estrías

La constancia es la clave de la efectividad, es decir, no existen productos milagrosos, por lo que no vas a notar un cambio en las estrías si sólo aplicas el producto de vez en cuando.

Da igual el formato que apliques, ya sea en crema comercial o en aceite puro de rosa mosqueta, la aplicación es la misma.

Lo más recomendado es realizar dos aplicaciones diarias, una por la mañana y otra por la noche, pero si por falta de tiempo no te es posible, hazlo al menos antes de ir a dormir, ya que mientras dormimos la piel efectúa su proceso de regeneración nocturno y cura los posibles deterioros sufridos durante todo el día.

Seguramente, la crema o aceite que hayas adquirido te explicará cómo se aplica correctamente en el envase.

No obstante, no siempre es así y para que salgas de dudas te voy a dar los pasos infalibles para que la aplicación sea todo un éxito:

  • Lo primero es cerciorarte de tener la piel limpia y seca, para que los activos de la rosa mosqueta penetren con más facilidad y puedas aprovechar sus beneficios al máximo.
  • Con una porción suficiente para abarcar todas las áreas problemáticas y las que creas que pueden aparecer las estrías, o lo que es lo mismo, también a modo de prevención, extiende la sustancia mediante suaves masajes circulares hasta su completa absorción; así activarás la circulación sanguínea y el sistema linfático.
  • Por último, enjuágate las manos con agua y jabón. ¿Has visto que fácil?

 

En conclusión

Ahora que ya sabes el sinfín de propiedades que te brinda este activo natural a la hora del cuidado de la piel, no dejes que te salgan más imperfecciones y pon remedio en cuanto antes.

Con el tema de las estrías, ya has visto que es la mejor baza, pero hay que tener en cuenta un dato importante: aunque funcione exitosamente, la crema específica es el formato más efectivo de aprovechar los beneficios del aceite de rosa mosqueta porque ha sido diseñado para ese fin y no sólo nos brindará mejores resultados, sino que no correremos el peligro de dañar la epidermis.